sábado, 31 de octubre de 2009

Píndaro - Poema a Hierón de Siracusa


Píndaro
Poema a Hierón de Siracusa



Acompañar con bárbito al espíritu y la voz, embotados por el vino,
(el bárbito)
que inventó antaño el lesbio Terpandro
al oír en los banquetes de los Lidios
el tañido repicante de la esbelta pectis.
No ensombrezcas los placeres de la vida; mucho mas llevadero
es para el hombre una existencia placentera.


Amar y corresponder al amor
¡ hagámoslo en su momento oportuno !
¡ No prosigas, corazón, porfía
envejecida más de la cuenta !
... y los encantos de los amores que envía Afrodita,
para echar ebrio, con Químaro, un cótabo (*)
por Agatónides...


(*) El cótabo era un juego muy de moda en los banquetes de la Atenas de los siglos VI a IV a.C.
Consistia en arrojar el resto del vino que quedaba en la propia copa (kilix) en un recipiente metálico homónimo del juego. Este, al desequilibrarse y chocar con otro colocado a propósito, tenía que emitir un sonido nítido especial. Cuando esto sucedia, se pronunciaba el nombre de una persona, de manera que el juego mismo actuaba como una especie de informal y ludico "oráculo amoroso".

____________________________________________________________________