jueves, 23 de julio de 2009

Masajes eroticos para mujeres: como, que, y para que...



Masajes eroticos para mujeres: como, que, y para que...


Interesante articulo colombiano sobre la tematica del masaje en las mujeres, con muy buenos datos y fuentes.

Y un titulo de lo mas sugerente....


___________________________________________________________


"Manos a la Obra"



Articulo editado en "Cambio" Colombia

http://www.cambio.com.co/838/index.html

Domingo 2 de noviembre de 2008



DICEN QUE LOS HOMBRES piensan en sexo el 90% del día y que cuando duermen su ilusión es soñar con encuentros sexuales. Sin embargo, de acuerdo con mediciones científicas muchos de ellos tardan más en conciliar el sueño que en el acto sexual. Según una reciente encuesta de la revista Men¿s Health con más de 40.000 lectores de 42 países, éste dura en promedio 19,16 minutos.

El cálculo ya lo había hecho el famoso sexólogo Alfred Kinsey, uno de los pioneros en el estudio de la sexualidad, con resultados similares. Pero investigadores posteriores, como Morton Hunt y S. Schnabl, llegaron a la conclusión de que el tiempo era mucho más breve: Morton lo estimó en 10 minutos, mientras Schnabl sentenció que sólo la mitad de la población logra relaciones superiores a cinco minutos.

Mirado el punto desde el lado femenino, la situación da para preocuparse. Estudios realizados sobre eyaculación precoz revelan que la satisfacción de la mujer es directamente proporcional a la duración del coito: cuanto más tiempo dure la penetración, más posibilidades de que la mujer alcance el orgasmo.

La obsesión por los genitales en general, y por la penetración en particular, es causa de la insatisfacción de las parejas. La razón, según los sexólogos modernos, es que tanto hombres como mujeres han olvidado que el sexo no sólo es penetración y que el cuerpo humano es mucho más rico sexualmente de lo que creen. El órgano más grande del cuerpo es la piel, una superficie de 18.000 centímetros cuadrados y un millón y medio de receptores, campo abonado para lograr una sintonía erótica. "La finalidad del sexo no debe ser la penetración, sino pasar un buen rato", opina Fernando Bohórquez, sexólogo de la Clínica Colombiana de Sexualidad, Familia y Pareja.

En pocas palabras, los sexólogos recomiendan un cambio de enfoque: más atención al preámbulo y menos a los orgasmos, que llegarán por sí solos. "Las parejas deben aprender a invertirle tiempo a su sexualidad -dice Bohórquez-. Si la actividad sexual se vuelve sólo genital, se convierte en un ejercicio simplista y mecánico que pierde su atractivo".



El poder de la piel

Los masajes son una excelente alternativa y aunque existe la creencia de que son un eufemismo que utilizan algunos centros para camuflar servicios de prostitución, la verdad es que no sólo es posible hacer masajes eróticos, sino que son efectivos para mejorar la relación.

En primer lugar, porque la piel está llena de recovecos con infinidad de terminales nerviosas que reaccionan en forma placentera a las caricias e inclusive provocan una satisfacción mucho mayor que la de la caricia directa de los genitales. En segundo término, porque la exploración bien sea bucal o manual ayuda a conocer el cuerpo de la pareja y a que la pareja misma conozca e identifique sus zonas más sensibles. Y en tercer lugar, porque los masajes son muy buenos para preparar a la pareja para la penetración. "Como los ritmos de excitación de los hombres y las mujeres son tan diferentes, estos masajes son una buena estrategia para que a la hora de llegar a la penetración ambos estén listos", sostiene Bohórquez.

Las partes que más responden a la estimulación del tacto o la boca son el cuero cabelludo, la nuca, las orejas, el cuello, el pecho, el abdomen, los glúteos -sobre todo en las mujeres-, la espalda, la zona interna de los muslos y la planta de los pies. "Por muy elemental que parezca, los dedos de la mano son muy sensibles -dice el médico-. Acariciar o pasar la lengua por la palma de la mano o entre los dedos puede llegar a ser muy placentero".

Sin embargo, hay masajes de masajes. Los expertos consideran que un buen masaje sólo puede darse entre dos personas que se tengan confianza, es decir, que se conozcan. Como no hay normas específicas porque cada persona reacciona distinto a los contactos y a los roces, habrá mayor éxito cuanto mayor sea el acercamiento. En este sentido, el conocimiento mutuo es una garantía para el éxito del masaje.



Cómo se hace

No hay un método general, pero hay algunas pautas. La primera es una atmósfera propicia, es decir, sin afanes y con buena temperatura, luces suaves, aromas agradables y música instrumental o con letras sugerentes.

El masaje no debe ser erótico desde el comienzo sino progresivo, empezando por movimientos que ayuden a la relajación del cuerpo con el ánimo de que gane sensibilidad. Una vez relajados, los músculos y la piel están preparados para recibir caricias manuales y bucales, y hasta mordiscos. El secreto es dejar la ansiedad a un lado para concentrarse en el disfrute individual de cada roce, de manera que la llegada a los genitales pueda aplazarse lo máximo posible.

Finalmente, las caricias se hacen cada vez más intensas hasta que se concluye con la estimulación genital. Lo ideal, según Bohórquez, es que el masaje se realice sin elementos distintos de los del propio cuerpo. "Un buen masaje, hecho con paciencia y con pericia, puede llegar a provocar orgasmos en las mujeres sin necesidad de penetración", concluye. Un excelente dato para quienes viven obsesionados con ir al grano y para los que buscan contar polvos antes que disfrutarlos. Como bien lo dice el dicho, puede que se demoren más pero se exponen menos... Y lo mejor de todo es que disfrutan más.



Toque oriental

Guillermo Ospina, especialista en medicina oriental y acupuntura, está convencido de que hay puntos escondidos y no muy obvios en el cuerpo que, bien estimulados, son excelentes para las relacione sexuales. Según él, hay tres puntos que pueden ser tratados con acupuntura, con calor o con masajes, cuya estimulación puede servir tanto para objetivos terapéuticos en casos como inapetencia sexual, como para mejorar las relaciones sexuales.

El canal maestro del corazón controla la relación del individuo con el entorno y con los otros seres humanos. Para entrar en empatía con la pareja, dentro de este canal puede estimularse el punto ubicado en la parte interna del brazo a cuatro dedos traversos por debajo de la muñeca en el camino hacia el codo.

La estimulación simultánea de los puntos 6 de Ren Mai o vaso de la concepción -ubicado a 2 traversos de dedos por debajo del ombligo- y 6 de bazo -a 4 dedos sobre la parte saliente del tobillo interno en el camino hacia la rodilla- estimulan la parte genital.


__________________________________________________________________